Ahorrar en la factura de la luz
Cada vez son más los hogares que se suman al ahorro energético, no sólo por una cuestión de respeto y de protección con el medio ambiente, una tarea todavía pendiente para muchas personas, sino también para poder reducir en el consumo de nuestras facturas domésticas.

Enseñar a los más pequeños de la casa a no malgastar la luz y el agua, entre otros servicios y materiales, es muy importante para que aprendan la importancia de cuidar de la naturaleza y reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, pero si además nos ahorramos algún dinero en la factura de la luz a final de mes, mejor todavía.

Uno de los objetos más frecuentes en la mayoría de los hogares son las lámparas fluorescentes que se colocan en aquellos espacios de nuestro hogar que necesitan una intensa luz artificial durante muchas horas, normalmente suelen estar localizados en la cocina. Este tipo de artículos de iluminación suponen un gasto de energía eléctrica considerable, y como en algunas habitaciones no podemos prescindir de ellos, te aconsejo que pongas en práctica unos sencillos consejos para ahorrar en el recibo de la electricidad sin perder calidad de vida.

Si todavía no sabes lo que es un balastro, te recomiendo que empieces a preguntar por este objeto en tiendas de bricolaje y del hogar, porque te va a resultar muy útil. Se trata de un dispositivo con el que conseguimos mayor eficacia luminosa, a la ves que ahorramos cerca del 25% de la energía.

Por el precio no tienes de qué preocuparte, ya que no son tan caros como te puedas imaginar, cuestan en torno a los 30 y 60 euros, pero a largo plazo supone una inversión importante que te permite ahorrar en la factura de la luz. Así que aunque ahora te moleste tener que soltar dinero, seguro que a final de mes, lo agradeces.