Arreglar adorno de piedra
En buena parte de nuestros hogares tenemos esos clásicos adornos de piedra, que a pesar de su dureza y resistencia, el paso del tiempo y el uso terminan por estropear. Una tarea mucho más fácil de realizar de lo que piensas y que te ayudará a devolver la vida a tu bonito adorno de piedra, en pocos y sencillos pasos.

Lo primero de todo será limpiar en profundidad tu adorno para eliminar los restos de suciedad y conseguir un resultado más profesional. A continuación tendrás que aplicar un poco de masilla especial para este tipo de arreglos y superficies, con la que podrás rellenar el hueco de tu figura.

Espera a que el material se haya endurecido por completo, el tiempo que especifica el fabricante en el envase, y entonces podrás continuar con la tarea de reparación de hoy. Un consejo de experto es dar forma a la masilla con ayuda de las manos, sin miedo a ensuciarnos. Y si no sabes dónde adquirir este producto, puedes preguntar en tu tienda de bricolaje habitual, donde seguro que lo encuentras.

Para terminar, sólo falta pintar la figura de piedra con el color más parecido, aunque si lo consideras necesario, puedes combinar la pintura para lograr la tonalidad más adecuada. Tal vez tengas que pintar toda la superficie de tu adorno para conseguir un resultado más profesional y evitar las marcas de nuestro pincel, donde hemos aplicado la reparación.

Como te habíamos prometido al principio de nuestro artículo, se trata de una tarea de reparación muy sencilla y rápida, y lo mejor de todo, súper económica. Así que no tengas miedo de poner a prueba tus habilidades, porque seguro que te sorprendes con los resultados. La clave es paciencia y utilizar buenos materiales y herramientas.