Arreglar arañazos en la puerta
¿Cuántas puertas de tu hogar tienen arañazos y rozaduras? Más de una seguro que sí, por eso la tarea de bricolaje que te invitamos a poner en práctica en el artículo de hoy, te resultará de gran utilidad. Se trata de una reparación muy sencilla, con la que no hace falta ser todo un experto para conseguir unos excelentes resultados.

Coge lápiz y papel y no pierdas de vista los trucos que explicamos a continuación y comprobarás que en poco tiempo habrás conseguido recuperar tu puerta, y que luzca como el primer día. Lo primero que tenemos que hacer es visitar nuestra tienda de bricolaje de confianza para adquirir un producto que se llama Politus Puertas y que se utiliza para este tipo de superficies.

Su fórmula nos ayuda a eliminar por completo las ralladuras, arañazos y otras marcas típicas que aparecen en las puertas, provocadas por el inevitable paso del tiempo y por el uso. Para utilizar correctamente este producto debes aplicar una pequeña capa de la innovadora fórmula sobre nuestra puerta, con ayuda de una bayeta. Aunque antes de hacerlo, te recomiendo limpiar en profundidad toda la superficie dañada para conseguir un resultado lo más profesional posible.

Como te había prometido al principio del artículo, se trata de una tarea de reparación muy sencilla y rápida. En pocos pasos habrás recuperado por completo tu puerta, logrando que adquiera ese bonito brillo del primer día, casi como recién salida de la tienda. Un truco personal es frotar bien la superficie que requiere atención con un paño de algodón impregnado en el Politus Puertas, hasta conseguir una superficie totalmente homogénea.

No tengas miedo de realizar pequeñas tareas de reparación como la de hoy, porque cuando te pongas manos a la obra, comprobarás que el bricolaje es mucho más divertido y fácil de lo que pensabas. Seguro que tu cita con las manualidades y las reparaciones no termina aquí.