Arreglar el marco de un cuadro
Como en artículos anteriores te invito a que pongas a prueba tu destreza y tus habilidades con una sencilla tarea de restauración de un marco de pintura en malas condiciones. En pocos y rápidos pasos lograrás un resultado perfecto como si de un profesional se tratara, así que coge papel y lápiz y ponte manos a la obra con la tarea de hoy.

Lo primero que deberás trabajar serán las esquinas del marco, con ayuda de un pequeño pincel fino deberás retirar los restos de polvo y de suciedad. Es importante que limpies en profundidad esta superficie antes de continuar con la tarea de restauración, y una vez que hayas hecho esto tendrás que amasar bien el producto hasta que adquiera un color homogéneo.

El siguiente paso será colocar un poco de masilla extra fuerte en la zona que requiere atención y presionar ligeramente en la superficie. Retira el exceso de producto y trata de seguir la forma decorativa del marco, y no olvides esperar hasta que la masilla se haya endurecido y después podrás lijar la zona para igualar por completo toda la superficie.

Cuando hayas realizado todos estos pasos podrás aplicar el color a tu marco que deberá ser lo más parecido posible al resto de la pieza. Puedes comprar esta pintura en cualquier tienda de bricolaje, pero acuérdate de solicitar un producto especial para este tipo de superficies y de tareas. Asimismo, antes de utilizarlo tendrás que agitar bien y aplicar las manos de pintura que consideres necesarias para lograr un color uniforme y totalmente uniforme.

Como te había prometido al principio de la tarea de restauración, se trata de una manualidad muy fácil de realizar. Tan sólo necesitas un poco de paciencia, algo de tiempo libre y los materiales adecuados.