Arreglar la bisagra de una puerta
Si eres un gran aficionado a las reparaciones domésticas, en nuestro artículo de hoy te explicamos todos los pasos que debes realizar en una de las tareas más habituales en la mayoría de hogares. Arreglar la bisagra de una puerta es una de esas reparaciones que todos hemos tenido que realizar en algún que otro momento, por eso a continuación te explicamos todo lo que necesitas saber para realizar esta tarea, sin necesidad de ser un gran experto en bricolaje.

El primer paso será soltar todos los elementos que componen nuestra puerta para poder trabajar mejor. Después limpia correctamente la superficie que requiere atención con un pincel y un poco de jabón. Cuando hayas hecho esto deberás cortar un trozo de masilla reparadora y mezclarlo bien hasta conseguir una pasta totalmente homogénea, que deberás aplicar sobre la parte rota de nuestra bisagra.

Retira el exceso del producto antes de que se seque por completo, con ayuda de un cutter. Espera a que la masilla se haya endurecido y después podrás lijar la superficie con ayuda de una lija manual. Para disimular nuestra pequeña reparación, tendrás que pintar la superficie con pintura del mismo color que el resto de nuestro mueble.

Una vez que hayas realizado esto podrás colocar la bisagra, si es necesario coloca una nueva que hayas adquirido en tu tienda de bricolaje de confianza. Y con este último paso habrás terminado la tarea de hoy. Una manualidad muy fácil de realizar que nos demuestra que no hace falta ser un gran experto para lograr unos buenos resultados. Tan sólo necesitas los materiales adecuados y algo de paciencia y confianza en ti mismo. La primera de muchas futuras tareas de reparación.