Arreglar tubo de cobre
En nuestro artículo de hoy os explicaremos los pasos que debéis seguir para arreglar un tubo de cobre, de una manera rápida, fácil y económica. No es necesario que adquieras uno nuevo en tu tienda de bricolaje de confianza o que solicites la ayuda de un experto, ya que se trata de una tarea muy sencilla que puedes realizar tú mismo, aunque tus conocimientos en la materia sean bastante escasos.

En primer lugar tendrás que cerrar la llave de paso del agua, para poder realizar tu reparación sin ningún obstáculo de por medio. A continuación deberás marcar con un rotulador la fuga de agua y después colocar una abrazadera metálica, que deberá tener unas dimensiones similares a las del tubo que deseas reparar.

Con ayuda de una llave allen tendrás que soltar los tornillos de fijación de la abrazadera y retirar la goma interior de la pieza, que deberás colocar después en el tubo, cubriendo por completo el poro abierto. Sobre la goma, tendrás que situar las dos piezas metálicas exteriores de la abrazadera y unirlas con los tornillos de fijación correspondientes, que deberán estar muy bien apretados.

Aunque si todo esto te resulta demasiado complicado, siempre puedes optar por sellar el orificio con un poco de masilla pegamento extra-fuerte. Para conseguir una mayor adherencia, lija la superficie con una hoja de lija especial para metales. A continuación retira el polvo que se haya producido al realizar esta tarea y amasa el producto hasta conseguir un color homogéneo.

Para terminar, podrás aplicar la masilla sobre el orificio, y después tendrás que esperar el tiempo que el fabricante especifica en el envase. Una vez que haya transcurrido ese tiempo podrás empezar a utilizar el tubo de cobre con absoluta confianza y seguridad.