Arreglar un caballete de pintura
Si eres un gran aficionado a la pintura y necesitas arreglar tu viejo caballete, nuestro artículo de hoy te interesa, y mucho. En esta ocasión te explicamos todos los pasos que deberás realizar para recuperar este artículo de pintura, y así no tendrás que gastar dinero para comprar uno nuevo.

Lo primero será desmontar todas las piezas de nuestro caballete, para poder trabajar con la mayor comodidad posible. Una vez que hayas hecho esto, tendrás que localizar dónde se encuentra el problema. Si sobresale uno de los soportes de madera de nuestro caballete, puedes sustituirlo por otra pieza de madera nueva, con el mismo grosor que el anterior.

Con ayuda de una sierra de mano, deberás adaptar la medida exacta de la nueva pieza. Para ello, tendrás que dibujar una marca en la madera, que indique el trozo exacto por donde deberás cortar. Cuando hayas hecho esto, podrás colocar de nuevo la pieza en su lugar correspondiente, y hacer un orificio para el tornillo, o pegar la pieza con cola de carpintero.

Mientras que si el problema de tu caballete se encuentra en el orificio donde está el tornillo, que es demasiado grande, tendrás que utilizar masilla especial para este tipo de reparaciones. Utiliza la cantidad exacta del producto, para asegurarte de que el tornillo encaja correctamente en su lugar, proporcionando así la mayor comodidad y sujeción posibles, a la hora de utilizar nuestro caballete.

Otra alternativa puede ser utilizar un adhesivo especial para madera, y olvidarte de los tornillos y otros artículos de similares características. Una técnica mucho más rápida y fácil, con la que únicamente deberás depositar una cantidad del producto en la superficie correspondiente, unir ambas piezas, y dar golpes secos con ayuda de un martillo para lograr la máxima adherencia. Espera a que el producto se haya secado por completo y entonces podrás volver a utilizar tu caballete.

Distintas técnicas de reparación para reparar los problemas más comunes de tu caballete. Todos ellos, fáciles, rápidos y baratos, así que no tengas miedo de ponerte manos a la obra.