Arreglar un empapelado roto
En un artículo anterior te explicaba algunos sencillos y rápidos trucos para colocar el papel pintado, por eso en el artículo de hoy te invito a que conozcas unos eficaces consejos que te ayudarán a repararlo para no tener que retirar por completo el papel y colocar otro nuevo. Es una tarea mucho más fácil de lo que te imaginas, así que lee detenidamente los trucos que aparecen a continuación y después comprueba los excelentes resultados conseguidos, porque seguro que te sorprendes.

Una recomendación muy importante en todo tipo de tareas de bricolaje es que no compremos los materiales exactos que vamos a necesitar para nuestra labor doméstica, sino un poco de más. Este truco se aplica a cualquier tipo de artículo o producto de bricolaje, una cuestión fundamental a tener en cuenta para futuras reparaciones.

Una vez aclarado este punto, tendrás que recortar un trozo de papel pintado con el mismo diseño, pero con un tamaño un poco más grande que el que tenemos que reemplazar. Después coloca el papel nuevo sobre la superficie en mal estado, asegurándote de que el diseño encaja a la perfección y no se aprecia ninguna división.

El siguiente paso será cortar con un cúter el papel pintado que está deteriorado y limpiar en muy bien toda la zona antes de continuar con nuestra tarea de reparación. Cuando esté completamente limpia y seca, podrás extender sobre la pared el pegamento, que deberá ser especial para este tipo de superficie y de tareas.

Antes de fijar y presionar el papel pintado sobre la zona, tendrás que asegurarte de que el dibujo encaja a la perfección. Si lo has hecho bien, el arreglo debería ser prácticamente imperceptible, pero si por el contrario se aprecia mucho, prueba a recortar de nuevo otra pieza de papel pintado. En esta tarea es muy importante tener paciencia y antes de cortar, asegurarnos de que lo estamos haciendo bien.