Arreglar una bisagra
La tarea de hoy es un clásico en nuestros hogares, así que ponte cómodo y no pierdas detalle. Arreglar la bisagra suelta de nuestro mueble forma parte de esa larga lista de tareas que todos debemos saber realizar, y por eso en nuestro artículo de hoy te explicamos cómo hacerlo, en pocos y sencillos pasos, sin necesidad de ser un gran experto en bricolaje.

Lo primero será retirar la puerta de nuestro armario o mueble para poder trabajar más cómodamente. A continuación tendrás que quitar la bisagra y limpiar muy bien el hueco que ha dejado en nuestra puerta.

Con ayuda de masilla reparadora tendrás que reconstruir los trozos que faltan en la cavidad, que son los culpables de que nuestra bisagra esté suelta. Con las manos deberás moldear la masilla y retirar el exceso de producto con un cúter. Espera a que la masilla se haya endurecido por completo y entonces podrás repasar la zona con una lija de mano y de grano fino.

Limpia correctamente la superficie y después píntala del mismo color que el resto del mueble, con el fin de camuflar nuestra pequeña reparación. Una vez que se haya secado la pintura, podrás volver a fijar la bisagra en su lugar correcto con ayuda de unos tirafondos y un taladro.

Una tarea de bricolaje muy fácil y económica, que está al alcance de todos los usuarios. Así que no busques más excusas y prepárate para arreglar esa bisagra que tantos problemas te está causando. Una tarea mucho más fácil y económica de lo que imaginas, perfecta para esos días de invierno en los que únicamente apetece quedarse en casa y disfrutar de una divertida tarde de bricolaje.