Barnizar puertas paso a paso
Es muy normal que con el paso del tiempo y debido a una serie de factores externos como pueden ser el sol o la humedad, las puertas vayan perdiendo todo su brillo natural del principio y se vayan afeando poco a poco.

Sin embargo no tienes porque preocuparte porque con una buena mano de barniz, tus puertas volverán a recuperar todo el brillo del principio y volverán a parecer totalmente nuevas. No pierdas detalle de todos los pasos que debes seguir para conseguir un barnizado perfecto.

Limpiar la puerta

Lo primero que debes hacer antes de empezar a barnizar, es limpiar a fondo la propia puerta. Debes eliminar cualquier rastro de suciedad que pueda haber en la misma para evitar que se quede pegada a la hora de barnizar la puerta.

Rellenar las imperfecciones

Acto seguido y una vez que tengas limpia toda la superficie de la puerta, busca todas las imperfecciones que haya en la misma y rellénalas con una pastilla de madera del mismo color del barniz que vayas a usar en la puerta.

Lijar la puerta

Ahora es el momento de empezar a lijar la superficie de la puerta para eliminar el exceso de masilla que haya quedado y para que la superficie quede totalmente uniforme. Acto seguido coge un trapo para eliminar cualquier resto de suciedad que haya quedado.

Barnizar puertas paso a paso

Barnizar la puerta

A continuación coge una brocha de cerdas naturales y empieza a barnizar la puerta. Hazlo de forma vertical y desde la parte inferior a la superior. Una vez hayas terminado de barnizar toda la puerta, espera durante unas 5 horas a que se seque del todo.

Volver a lijar y barnizar la puerta

Vuelve a lijar de forma suave la puerta y acto seguido barniza nuevamente la misma. Puedes aplicar las capas de barniz que desees siempre y cuando repitas todos los pasos anteriores.

Aplicar el poliuterano

Para terminar dicho barnizado, ya sólo queda aplicar el poliuterano desde el extremo inferior de la puerta hasta llegar a la parte superior de la misma. Deja secar durante unas 6 horas y ya tendrás lista una parte de la puerta. Haz lo mismo con la otra parte de la puerta y barniza correctamente la misma.

Si sigues todos estos pasos y consejos fáciles y sencillos, no tendrás ningún tipo de problema a la hora de devolverle todo el brillo a la puerta y conseguir que parezca como nueva