Cambiar cristal de ventana
Si has roto el cristal de tu ventana y quieres repararlo antes de que algún miembro de la familia lo descubra, será mejor que cojas papel y lápiz para apuntar todos los pasos que necesitas saber, y así poder reparar fácilmente tu ventana o cualquier otro mueble o rincón del hogar.

No tienes de qué asustarte, ya que no necesitas ser MacGyver para reparar tu superficie de una manera rápida, fácil y económica. El primer paso será retirar los tornillos que sujetan los junquillos, para a continuación retirar también estos junquillos haciendo palanca con ayuda de una espátula.

Antes de continuar es importante que te asegures de que retiras todos los cristales rotos, teniendo mucho cuidado de no cortarte. En este sentido, te recomiendo que tomes las medidas de seguridad y las precauciones que consideres necesario, donde no pueden faltar unos buenos guantes protectores.

A continuación tendrás que retirar la silicona vieja que todavía permanece en el marco de madera, y después limpiar los restos con un trapo o bayeta humedecida en alcohol. Una vez que hayas realizado todos estos pasos, podrás colocar el nuevo cristal encima de unas cuñas, que nos ayuden a centrar la pieza. Coloca de nuevo los junquillos en su posición correcta con sus tornillos, y por último sella la parte exterior de la ventana con un cordón fino de silicona traslúcida en la junta que hay entre el cristal y el marco de tu ventana.

Un truco muy eficaz si quieres conseguir un acabado más profesional es pasar un dedo humedecido en agua con jabón sobre la silicona. Y una vez que el producto se haya secado por completo podrás comprobar los excelentes resultados de la tarea, la primera de muchas que a partir de ahora te animarás a realizar.