Cambiar una bisagra
Las bisagras son una pieza fundamental en nuestros hogares, tanto en puertas como en armarios. Es por eso que debemos cuidarlas correctamente para evitar que se deterioren con el paso del tiempo y también por el uso.

Si ya es demasiado tarde y acabas de descubrir que tus bisagras están rotas u oxidadas y tienes que cambiarlas, toma nota de los consejos que te explicamos a continuación. Una tarea que está al alcance de cualquier aficionado al bricolaje y también para todos los bolsillos.

Cambiar una parte de la bisagra

Si el problema es una parte de la bisagra, como por ejemplo un tornillo, tan solo tendrás que sustituir esta pieza. En cualquier tienda de bricolaje encontrarás todo lo que necesitas para sustituir cualquier componente de tu bisagra.

Consigue la misma pieza

El problema es cuando tenemos que cambiar la bisagra entera. El primer paso que tendrás que realizar será retirar la puerta o la parte del mueble en cuestión para poder trabajar más cómodamente, siempre que te resulte posible. Después debes retirar también la bisagra y llevarla a tu tienda de bricolaje habitual para conseguir otra pieza igual. De esta forma te aseguras de que encaja perfectamente.

Cambiar una bisagra

Si no estás muy familiarizado con estas cuestiones, desde Bricomanias te recomendamos que escojas un modelo exactamente igual al que tenías o muy parecido, ya que de lo contrario tal vez no te sirva.

Una tarea muy sencilla

Instalar la nueva pieza es un proceso muy sencillo, retira los tornillos y encaja la bisagra en su lugar correspondiente. A continuación tienes que volver a colocar las piezas y comprobar que todo funciona correctamente. Pero no olvides que existen muchos y muy diferentes tipos de bisagras.

Una tarea de reparación muy sencilla de realizar, cuando tenemos las piezas adecuadas y correctas. Ahora es tu turno, ¿preparado/a para cambiar esa vieja bisagra?