Cambiar una clavija eléctrica
En determinadas tareas del hogar, son muchas las veces que optamos por el camino fácil y solicitamos la ayuda de un experto, ya sea porque no confiamos en nuestras propias capacidades, o porque no disponemos de las herramientas y de los materiales adecuados. Para demostrarte que el bricolaje es mucho más fácil de lo que parece, en el artículo de hoy te invitamos a cambiar la clavija de un electrodoméstico de una manera fácil, rápida y sencilla.

Para empezar debes adquirir una nueva clavija en tu tienda de bricolaje de confianza, asegurándote de que reúne las mismas características que la anterior. A continuación tendrás que abrir el aparato y desmontar toda la caja para después sustituir la vieja clavija. El siguiente paso será pelar el extremo del cable y colocar los hilos en la nueva, respetando siempre la distribución de los colores.

Como te había prometido se trata de una tarea muy sencilla y rápida de realizar, que no requiere demasiadas habilidades. Sin embargo, antes de comenzar deberás tener en cuenta unas cuestiones de seguridad muy importantes. En primer lugar asegúrate de que el aparato está totalmente desenchufado con el fin de evitar disgustos innecesarios.

Asimismo, corta el cable con una cuchilla a ras de la clavija que quieres reparar, protegiendo tus manos con guantes especiales para este tipo de tareas eléctricas. Y por último, cuando compres una nueva clavija tendrás que comprobar si el aparato tiene toma de tierra.

Para ello echa un vistazo al cable, y si tiene tres hilos de colores diferentes, es porque la toma es de tierra. Antes de poner fin a nuestro artículo de hoy, volvemos a recortarte la importancia de no perder de vista la conexión eléctrica del nuevo aparato, así evitarás disgustos innecesarios.