Cola de empapelar
En nuestro artículo de hoy os explicaremos cómo preparar cola para empapelar. Una tarea que a simple vista puede parecer muy sencilla y sin grandes complicaciones, pero que como sucede con muchas técnicas de bricolaje, es recomendable seguir una serie de normas y consejos de utilización.

Así que toma buena nota de todos los trucos que te ofrecemos a continuación y con los que conseguirás un resultado mucho más profesional.

Empieza por echar la cantidad de agua fría que especifica el fabricante en el envase, que suelen ser unos seis o siete litros para la mayoría de papeles pintados. Es importante agitar el agua mientras echamos la cola y hacer este paso muy despacio para evitar que se formen grumos.

Varios tipos: líquida y vinílica

Cuando hayas vertido todo el contenido del paquete tendrás que seguir removiendo tu mezcla durante un minuto aproximadamente. A continuación deja reposar veinte o treinta minutos y sigue removiendo fuertemente tu cola para empapelar. Cuando haya transcurrido un minuto, el producto estará lista para empezar a utilizarlo.

Aunque otra opción también muy recomendable es la cola líquida concentrada, ideal sobre todo si quieres evitar la aparición de grumos. Además, no necesitarás removerla ni tendrás que dejarla reposar.

En el mercado del bricolaje también encontrarás cola vinílica que puede ser en polvo o en pasta. La primera de ellas se utiliza para papeles vinílicos muy pesados, mientras que la segunda se emplea para la colocación de textiles. Ahora que conoces todos estos sencillos trucos, ya puedes escoger la col que deseas utilizar y empezar a empapelar con ella cualquier ambiente de tu hogar.

Como te habíamos prometido, los consejos que te ofrecemos hoy son muy sencillos de realizar y te ayudarán a conseguir un resultado mucho más profesional. ¡Así que manos a la obra!