Colocar antideslizantes
Para evitar resbalones innecesarios en nuestro hogar, nada mejor que recurrir a los materiales antideslizantes que podrás adquirir en tu tienda de bricolaje habitual. Así que hazte con ellos cuanto antes y colócalos en todos aquellos espacios en los que son realmente necesarios, como en el baño, en el jardín o en las escaleras.

Recuerda que en el mercado del bricolaje encontrarás diferentes tipos de bandas antideslizantes, en función del material, el acabado y el tamaño, así que seguro que encuentras el artículo perfecto para tu espacio doméstico. Cuando lo tengas, podrás poner en práctica todos los pasos que te explicamos a continuación.

Lo primero de todo será tomar las medidas de la superficie donde quieres colocar tu antideslizante. A continuación deberás limpiar en profundidad el espacio de tu hogar con una bayeta impregnada en alcohol o detergente, para conseguir que el antideslizante se adhiera mejor a la superficie.

Generalmente, este tipo de artículos tiene una superficie rugosa, y por eso te recomendamos que ejerzas presión ayudándote de un rodillo de pintura limpio, o de cualquier otro artículo, así no te harás daño. Otro truco también muy eficaz de profesional para evitar que las bandas antideslizantes se desprendan con el paso del tiempo, consiste en recortar los dos extremos de forma redondeada.

Asimismo, no olvides que puedes escoger entre infinidad de diseños, como por ejemplo las llamativas bandas negras y amarillas, que son más fácilmente reconocibles, e incluso foto-luminiscentes que verás en la oscuridad más absoluta. Como te habíamos prometido al principio de nuestro artículo, se trata de una tarea de bricolaje muy sencilla, rápida y barata, que te ahorrará caídas y resbalones innecesarios. Así que deja a un lado la pereza y ponte manos a la obra, porque seguro que más de un miembro de tu familia te lo agradece.