Colocar bisagras en las puertas
Seguro que en más de una ocasión has tenido que realizar las típicas tareas domésticas de reparación como por ejemplo cambiar un azulejo, restaurar un mueble viejo o eliminar los arañados de la madera. Las clásicas labores de bricolaje que cualquier persona necesita saber realizar y así evitaremos la molestia y el gasto innecesario de tener que llamar a un profesional, y que nos cobre un dineral por una tarea sencilla que nosotros mismos podríamos haber hecho siguiendo los consejos apropiados.

Por eso frecuentemente me gusta aconsejaros acerca de trucos y recomendaciones que nunca viene mal conocer. Y en esta ocasión te explicaré como colocar las bisagras de las puertas. En primer lugar, antes de comenzar la manualidad debemos tener en cuenta diversos factores, tales como el sentido en el que se abre la puerta, el número de bisagras que vamos a necesitar y la posición de la puerta, entre otras cosas.

Algunas sugerencias que debes tener en cuenta si quieres que tu tarea de bricolaje resulte perfecta son las siguientes. En primer lugar, acuérdate de instalar primero las bisagras de la parte inferior y después la superior, y una vez que hayas marcado la medida exacta, haz el trazado sobre el marco, copiando el ancho exacto de la puerta sobre el marco a partir de la moldura de la puerta.

Y para la colocación definitiva, rebaja la madera de la puerta en el lugar donde van las bisagras y marca con un punzón la zona de los agujeros para los tornillos, un consejo es utilizar tornillos de cabeza avellanada. Cuando compruebes que la puerta funciona correctamente, atornilla completamente todas las bisagras para terminar de fijarlas. Un truco para que los tornillos entren con facilidad en los agujeros es frotar la rosca en una pastilla de cera.