Colocar gresite
En el artículo de hoy te explicaré cómo debes colocar el gresite correctamente, que es un material parecido al azulejo aunque de un tamaño ligeramente inferior. Una de las cerámicas favoritas a la hora de decorar determinados ambientes de nuestro hogar, ya que aporta un toque mucho más original y elegante que otros materiales, sobre todo por la infinidad de colores, texturas y acabados.

Si estás pensando en sustituir tus viejos azulejos por el gresite, te aconsejo que no pierdas detalle a los trucos que aparecen a continuación. Cuando vayas a comprar estas cerámicas, no te olvides de adquirir algunas piezas de más por si te equivocas, así no tengas que volver de nuevo al comercio.

Para colocar el gresite debes limpiar en profundidad la superficie donde quieres colocar las piezas y antes de continuar con la tarea, también debes asegúrate de que el suelo está totalmente seco. La superficie debe estar lisa y nivelada para conseguir un buen resultado, y para esto recurre a una mezcla niveladora que tendrás que dejar secar muy bien. Si encuentras alguna fisura en tu suelo, prueba a repararlo con yeso y una espátula.

Cuando tengas que colocar las cerámicas, deberás comenzar desde el centro de tu suelo, hacia los laterales. Prepara un adhesivo especial para este tipo de superficies siguiendo las instrucciones que especifica el fabricante, después coloca el azulejo presionando ligeramente para asegurarte de que está bien adherido. Una vez que hayas colocado la primera cerámica, tendrás que ir situando el resto justo al lado, y así sucesivamente hasta llegar a los bordes.

Es importante que a medida que vayas colocando las piezas, compruebes que están correctamente niveladas y que no sobresale ninguna. Cuando tengas que situar las cerámicas de los bordes, recuerda realizar los cortes necesarios para ajustarlas al hueco exacto, pero antes de haz una pequeña marca con la medida exacta.