Colocar un perchero
Como es habitual en nuestra publicación digital te animo a que pongas a prueba tus habilidades con una divertida tarea que es muy fácil y rápida de realizar, y consiste en colocar un perchero de pared. Un artículo que está presente en buena parte de los hogares y que a partir de ahora también decorará el tuyo, por eso no debes perder de vista los trucos que aparecen a continuación y con los que sorprenderás a más de una visita inesperada.

Lo primero que debes hacer es medir la distancia entre los puntos fijación del perchero para saber exactamente la altura a la que quieres colocar tu decorativo artículo. Una vez que lo tengas claro, podrás marcar la pared con varios puntos que te servirán de guía. Aunque antes de hacer los orificios en cuestión, es muy importante asegurarse de que en esa parte de la pared no hay tuberías ni cables eléctricos. Lo que tendrás que hacer será pasar un detector de metales por esa zona.

Una vez hecho esto podrás realizar los agujeros con el taladro y después insertar los tacos de nylon con ayuda de una maza de madera. En función del tipo de enganche del perchero, deberás escoger un tornillo u otro para garantizar la máxima fijación y seguridad. Así que cuando compres en la tienda de bricolaje tu perchero, acuérdate de comprar también los tirafondos más adecuados y así evitarás molestias innecesarias.

Como ves se trata de una manualidad muy fácil de realizar que no requiere demasiadas habilidades, tan sólo algo de tiempo libre y de paciencia. Sin olvidar por supuesto un buen diseño que se adapte al espacio de nuestro hogar y que no suponga una dificultad importante. Recuerda que en el mercado existen infinidad de modelos, así que seguro que encuentras el más adecuado.