Colocar un tope para la puerta
La tarea que te invitamos a poner en práctica en nuestro artículo de hoy es probablemente una de las más frecuentes en la mayoría de hogares. Esos molestos ruidos y golpes al abrir una puerta, cuyo manillar choca con la pared y destroza nuestra bonita decoración, es cosa del pasado gracias a la fácil, rápida y barata tarea que te invitamos a poner en práctica en esta ocasión.

Lo primero que debemos hacer será escoger un toque, ya que en el mercado existen diferentes modelos y materiales. Una vez que lo tengas, deberás determinar el lugar exacto en el que colocar tu tope, pero antes de nada deberás pasar el detector de metales para comprobar que en esa parte de tu hogar no pasa ninguna tubería.

Cuando lo tengas, deberás marcar con un rotulador el lugar exacto en el que colocar el tope. Con ayuda de un taladro percutor y con broca de widia deberás realizar el correspondiente orificio. A continuación martilla el agujero con un martillo de nailon e introduce el taco en el interior.

Coloca también un tirafondo de doble cara en el interior de tu orificio, que utilizaremos a modo de fijación. Si quieres realizar esta tarea de una manera más fácil y rápida, sin tantas complicaciones, también puedes optar por un práctico tope adhesivo que resiste muy bien sin despegarse.

Para ello, deberás limpiar en profundidad tu suelo con ayuda de un paño humedecido en alcohol. Después retirar el papel protector, y colocar tu tope en el lugar correspondiente. Para conseguir una mayor fijación, tendrás que apretar con la yema de los dedos durante unos segundos, y esperar el tiempo que el fabricante especifica en el envase, para empezar a utilizar tu tope. Una tarea muy sencilla y rápica, que cualquier simple aficionado en bricolaje puede realizar sin grandes inconvenientes.