Cómo arreglar un grifo que gotea
Son muchas las cosas que se pueden estropear en casa, así que conviene saber un poco de todo para poder repararlas tú mismo, aunque si ves que no vas a poder y el remedio va a ser peor que el problema, contacta con un profesional que lo haga bien a la primera. Los grifos son una de esas cosas, y es muy probable que alguna que otra vez se te estropee alguno, algo habitual debido al uso diario.

Cuando un grifo se estropea, en la mayor parte de casos suele ser que gotea, y hay que arreglarlo cuanto antes para no desperdiciar toda esa agua que va saliendo gota a gota. Además, ese goteo es también muy molesto por el ruidito que hace, pero principalmente hay que evitarlo por el gasto que supone un grifo goteando todo el día y varios días.

Pasos para reparar un grifo que gotea

Lo primero que tienes que hacer es cerrar la llave de paso del agua, ya que como tendrás que desmontar el grifo, si el agua sigue por ahí y no la cortas, se te irá a ti encima. Ya con el agua cortada toca desmontar el grifo, empezando por quitar el embellecedor, que es lo que sujeta los tornillos y todo el sistema de montaje de la pieza. Utiliza el destornillador para quitar la tuerca que tiene la junta, y es mejor que tengas una junta nueva ya que con el tiempo y el uso se erosiona y hace que pase el agua, lo que provoca el goteo.

Cómo arreglar un grifo que gotea
Es muy importante que la junta que vayas a poner sea exactamente igual que la que has quitado, y para asegurarte puedes ir a comprar la nueva cuando hayas quitado la vieja, así te dan una que realmente sea igual. Pon la junta nueva y haz el proceso a la inversa, es decir, atornilla la tuerca y coloca el embellecedor. Se supone que ya debería dejar de gotear.

Si, a pesar del cambio de junta, el goteo persiste, entonces es posible que el problema esté en el cuerpo del grifo, siendo lo más habitual que se haya ensuciado u obstruido. En este caso, lo que tienes que hacer es desmontarlo para limpiarlo a fondo en su interior. Vuelve a montar y ya no goteará. Cuando compruebes que está solucionado y no gotea, ya puedes abrir nuevamente la llave de paso.