Cómo cambiar la tapa del inodoro
Por mucho cuidado que tengamos siempre hay algunas tareas de reparación básicas en cualquier hogar, sobre todo en aquellos espacios, muebles o superficies que se utilizan muy a menudo y que por lo tanto se estropean más fácilmente. Uno de estos objetos es la tapa de inodoro, que con el paso del tiempo nos vemos obligados a sustituir por una nueva, y ya que estamos manos a la obra, una con un diseño más original.

Si estás pensando llamar a un experto del bricolaje, te recomiendo que antes de nada pruebes a hacerlo tú mismo porque es una labor mucho más fácil de lo que cualquier simple aficionado a reparaciones domésticas puede imaginarse. El primer paso será adquirir una nueva tapa para tu inodoro, puede ser lo más parecida a la antigua o bien probar un diseño original y llamativo, pero asegúrate de que las medidas son las mismas.

Para ello tendrás que medir el ancho y el largo de la tapa que quieres cambiar, además de la distancia entre los puntos de fijación. A continuación, debes retirar la tapa vieja, quitar las palomillas ayudándote de una llave de pico de loro, y soltar todas las piezas de plástico y arandelas de goma. Antes de colocar la nueva tapa hay que limpiar correctamente toda la superficie del inodoro, y para ello humedece un trapo con alcohol.

Cuando esté limpio y seco podrás colocar la nueva pieza, situando en la tapa las dos piezas de sujeción y las dos arandelas protectoras de goma, para que no dañe la cerámica. Después inserta los tornillos en los agujeros de la taza y fija los anclajes. Para esto tendrás que poner unas arandelas de material plástico en la parte inferior del retrete, y sujetarlo con unas tuercas que hay que apretar con la mano. Como te he prometido se trata de una manualidad sencilla, tan fácil como seguir estas instrucciones, confiar en ti mismo y utilizar los artículos de bricolaje más adecuados.