Cómo colocar un estor
Para aquellos poco habituados a los términos demasiado técnicos, el estor es una especie de cortina que se coloca en determinados espacios de nuestro hogar para decorar en pocos y sencillos pasos cualquier ambiente. Un detalle ornamental muy habitual en la mayoría de hogares, cuando queremos limitar el exceso de luz y además dar un toque bonito y alegre a nuestro hogar.

El primer paso para colocar correctamente esta cortina será determinar el lugar donde vamos a colocar el estor, y después marcar las zonas para evitar errores innecesarios. Una vez que tengamos perfectamente claro dónde situar el estor, deberemos realizar los agujeros con ayuda de un taladro. A continuación, coloca los soportes de sujeción en el lugar correspondiente, asegurándote de dejar 5 centímetros de margen en los extremos. No olvides tampoco fijar los soportes con unos tirafondos.

Por último, tienes que instalar el estor en su lugar correcto, realizando una cierta presión para conseguir la mayor fijación posible. Como puedes ver son unos pasos muy sencillos y rápidos de realizar, con los que no hace falta ser todo un experto en bricolaje para conseguir un excelente resultado.

El estor es una magnífica idea decorativa para aquellos espacios de nuestro hogar en los que queremos reducir la intensidad de la luz natural, como por ejemplo en la habitación de los más pequeños de la casa. Así que visita tu tienda de bricolaje de confianza y pregunta por esta singular cortina, donde encontrarás un sinfín de modelos y diseños diferentes para todo tipo de ambientes.

Un adorno muy recomendable sobre todo para las habitaciones infantiles, pero no olvides preguntar a tus hijos por su diseño favorito, y así dar un toque especial a su habitación. Y si además eres una incondicional de las manualidades, puedes probar a realizar tu propio estor.