Cómo colocar un plafón en el techo
En la manualidad de hoy te explicaré los pasos que tienes que seguir para colocar un plafón en el techo. Un elemento muy decorativo que nos permite personalizar cualquier estancia y al mismo tiempo destacar nuestra bonita lámpara. Si preguntas en tu tienda de bricolaje de confianza encontrarás una gran variedad de piezas de este tipo, ligeras, fáciles de manipular y muy económicas, algunas de ellas incluso imitan el tradicional molde de escayola.

Una vez que hayas escogido el plafón que más te guste y que mejor combine con el ambiente de tu hogar, podrás poner en práctica las instrucciones que aparecen a continuación. Así que toma buena nota y no pierdas detalle de los pasos que debes seguir.

El primero de ellos es hacer un orificio en el centro de nuestro plafón, que deberá ser lo suficientemente grande como para poder pasar el cable y el gancho de sujeción de la lámpara. El siguiente paso consiste en aplicar en la pieza una imprimación multiuso al agua para preparar y proteger la superficie. Deja que el plafón se seque por completo el tiempo que consideres necesario y después con un pequeño rodillo de espuma podrás aplicar la pintura, dejando la parte posterior de la pieza sin pintar.

Utiliza el accesorio que más cómodo te resulte, aunque para las zonas más difíciles un pequeño rodillo de espuma y un pincel son las opciones más adecuadas. Cuando tu pintura esté totalmente seca podrás dar una capa de pintura plástica mate de la misma tonalidad que el resto de la habitación, o bien del color que prefieras y mejor combine con la estancia y los muebles.

Aplica un adhesivo de montaje en la parte posterior del plafón, es decir la que está sin pintar, después pasa el cable de la luz por el orificio del centro y por último fija la pieza al techo, presionado para que el material se adhiera correctamente. Una vez que haya transcurrido el tiempo recomendado por el fabricante y el adhesivo se haya secado por completo, podrás colocar tu lámpara.