Cómo colocar un termostato en el radiador
El invierno está a la vuelta de la esquina, y con él las inclemencias climáticas propias de la época. Esto quiere decir que dentro de poco empezaremos a echar mano de las mantas, la ropa de abrigo y por supuesto, a encender la calefacción. Si no quieres pasar ni gota de frío durante los próximos meses de invierno, pero tampoco gastar un dineral cuando llegue la factura del gas, puedes cambiar la llave de tu radiador por otra con termostato incorporado.

Este práctico aparato puedes adquirirlo en cualquier tienda de bricolaje y te ayudará a regular la temperatura del radiador, y por lo tanto a reducir nuestro consumo. Cuando tengas tu nueva llave, podrás colocarla tú mismo de una manera fácil y rápida, sin necesidad de ser un experto en bricolaje.

El primer paso será desconectar la calefacción y vaciar el circuito. Después, con dos llaves inglesas tendrás que soltar las tuercas que sujetan la válvula al radiador y retirar la pieza. Un truco para evitar posibles roturas es sujetar bien la tubería con la primera llave inglesa, mientras que con la otra vamos aflojando la tuerca.

No tengas prisa a la hora de realizar este paso y tómate el tiempo que necesites, pero asegúrate de que lo haces bien. Cuando hayas retirado por completo la pieza vieja, tendrás que colocar la nueva, asegurándonos de que el diámetro de la rosca es compatible. Aplica sellador universal en las extremidades de nuestra nueva llave con termostato y enrosca la válvula con la mano.

Para terminar, deberás apretar las tuercas siguiendo el paso anterior, es decir, sujetando con una llave la tubería y girando la tuerca con la otra. Como ves se trata de una tarea mucho más sencilla de lo que en un principio te habías imaginado, sólo necesitas paciencia, un poco de práctica y los materiales adecuados.