Cómo colocar una puerta plegable
En las casas pequeñas es importante distribuir correctamente todos los muebles y objetos para aprovechar al máximo todo el espacio de nuestro hogar. En este sentido todas las ideas pueden ser buenas para aportar esa amplitud que buscamos para nuestras habitaciones.

Una forma de conseguirlo puede ser gracias a las puertas plegables, una manera original y muy práctica, a la vez que decorativa, de ganar espacio. Lo mejor de todo es que son muy fáciles de montar, tan sólo tienes que seguir las instrucciones del fabricante y algunos consejos que aparecen a continuación.

En primer lugar, acercarte a cualquier tienda especializada en bricolaje y decoración del hogar y compra unas puertas de este tipo con el diseño que más te guste. Una vez hecho esto, el siguiente paso es tomar las medidas del marco y de las partes interiores de la puerta, tal y como aparece en las instrucciones del fabricante.

Taladra los orificios que has dibujado y monta los clips para los rieles de deslizamiento y los contrarrieles. Aplica el producto deslizante sobre los patines para que puedas abrir y cerrar la puerta con facilidad una vez que esté totalmente montada. Después desliza ambas mitades de la puerta sobre los rieles de deslizamiento, acuérdate de alinearlos cuando tengas las puertas montadas en el marco.

Encaja los rieles de deslizamiento en los clips previamente montados y recorta ambos contrarrieles que deben fijarse en posición perpendicular al marco de la puerta, es decir en el espacio para el zócalo. Lo siguiente que tendrás que hacer será fijar los contrarrieles sobre los clips de montaje e insertar ambas partes de la puerta.

Para fijar las molduras a derecha e izquierda del riel de deslizamiento, tendrás que volver a recurrir a los clips de montaje sobre los que tienes que encajar las molduras. Por último, coloca los asideros de las puertas en los orificios taladrados y atorníllalos, y así tendrás terminada tu puerta plegable.