Cómo desatascar las tuberías
Que una tubería se atasque es un problema muy habitual que podemos tener en casa, especialmente si no tienes cuidado con lo que se va con el agua del grifo en la cocina, la ducha o el lavabo. A no ser que se trate de un problema gordo, en la mayor parte de las ocasiones son simples atascos que puedes solucionar tú mismo, y así podrás ahorrarte un dinerillo.

Es importante que evites, en la medida de lo posible, que tus tuberías se atasquen. Si no tiras desperdicios o basura por ellas, estará a salvo de atascos. Desperdiciar mucha agua puede causar también un atasco en cualquier tubería de tu caso, y además es un problema que también afecta al medio ambiente, así que utiliza el agua justa en cada momento.

El desatascador, indispensable

El desatascador tiene que convertirse en una herramienta indispensable en tu hogar, fácil de usar y puedes conseguirlo en cualquier tienda especializada y hasta en los hipermercados. Puedes utilizarlo tanto en el fregadero como en el lavabo, la ducha o el inodoro. Gracias a su uso se moverán los objetos o sustancias que pueda haber atascadas, y así podrás quitarlas.

Cómo desatascar

– Lavabo: también válido para el fregadero, utiliza un desatascador como primera opción. Si no puedes, conecta un tubo de goma flexible al grifo y tapona con un trapo, sujetando con la mano. El tubo tiene que quedar ligeramente introducido por el huevo del desagüe, y cuando abras a tope el grifo, la presión tan fuerte hará que arrase con todo lo que haya atascado.

Cómo desatascar las tuberías
– Inodoro: en el caso del inodoro, la mejor opción es utilizar la escobilla de baño para desatascar. Enrolla la parte de cepillo con una toalla, métela en el wáter y haz presión con movimientos arriba y abajo, con fuerza. Eso hará que se elimine el atasco. Si no funciona, utiliza un producto especial que hay para que se queme todo lo que haya atascado.

Recomendaciones

Como siempre digo, estas cosas las hace mejor un profesional cualificado para ello, pero también es cierto que en tiempos de crisis viene bien ahorrarse un dinerito, sobre todo si la tarea es sencilla, como en este caso. De todas formas, si ves que llevas un par de intentos y no consigues desatascar, llama a un fontanero.