Cómo hacer un cuadro fácilmente
En el artículo de hoy te propongo diseñar con tus propias manos un original y divertido cuadro que nos ayudará a dar un toque único y exclusivo a cualquier ambiente de nuestro hogar. Una tarea muy fácil, rápida y barata de realizar, que nos permite echar mano a esos viejos artículos y materiales del hogar que ya no utilizamos y tampoco sabemos qué hacer con ellos.

Diseñar un cuadro, sin necesidad de ser todo un experto en bricolaje, es mucho más sencillo de lo que te imaginas, y una vez que te pongas manos a la obra, seguro que no te quedas aquí y te animas a realizar muchas más manualidades y tareas domésticas. El primer paso para diseñar nuestro original cuadro con tela será hacer los bastidores, señalando los puntos de corte en las piezas de madera.

Una vez que hayas establecido las medidas, que dependerán del tamaño que quieres que tenga tu cuadro, deberás cortar todas las piezas con ayuda de una sierra de calar y una hoja adecuada para este tipo de materiales. Asegúrate de que cortas los listones de madera en ángulo recto, sujetando correctamente la pieza y con unos guantes y unas gafas protectoras para evitar disgustos innecesarios. Aunque también puedes utilizar una sierra manual y dejarte de tantos problemas.

El siguiente paso será repasar todos los bordes con una lijadora y retirar toda la suciedad que haya podido desprenderse en el momento de realizar los cortes. Después podrás montar todas las piezas de tu futuro marco aplicando un adhesivo especial para madera que garantice la máxima sujeción. Presiona ligeramente durante unos minutos todas las piezas para asegurarte de que se adhieren correctamente, y a continuación podrás colocar la tela que deberá decorar nuestra pieza de madera. Escoge el diseño que más te guste y recorta la pieza en función del tamaño de nuestro cuadro para no malgastar tela, que puedes pegar o grapar, como tú prefieras.