Cómo hacer un protector para la cocina
Aunque tengas cuidado para ensuciar lo menos posible mientras cocinas, es inevitable que nuestra pared se llene de suciedad y de grasa. Para evitar esto te proponemos diseñar un protector que nos ayude a conservar en perfectas condiciones el frente de la cocina. Es decir, ese temido espacio que tanto odiamos limpiar.

¿Cómo podemos hacer esto? La respuesta es muy sencilla, así que toma nota de los trucos que explicamos a continuación.

Lo primero que debes hacer será colocar el aluminio de tu protector sobre el copete de la encimera y marcar los puntos de fijación. A continuación, con el taladro en posición de percusión y una broca muy fina, tendrás que hacer unos agujeros que te sirvan de guía.

Coloca de nuevo los perfiles en su sitio y sujétalos con sus correspondientes tirafondos, para ello tendrás que sustituir la broca por otra con la forma adecuada al tamaño de tu tirafondo. Después deberás calcular la posición de las pletinas que sujetarán tu panel de vidrio a la pared, siguiendo los consejos que especifica el fabricante.

Antes de realizar los orificios, asegúrate de que el panel está correctamente nivelado. El siguiente paso será introducir los tacos de nylon con la mano y rematar el trabajo con unos golpes con el martillo. Coloca de nuevo los soportes en la pared y atorníllalos, y después podrás colocar el vidrio en la pared, encajándolo en las pletinas.

Un soporte de vidrio muy práctico que podrás quitar y volver a colocar cuando quieras, y así limpiarlo con total comodidad. Pregunta en tu tienda de bricolaje por este protector y sigue las instrucciones de colocación al pie de la letra para proteger el frente de tu cocina, que resistirá en perfectas condiciones mucho más tiempo.