Cómo instalar un parquet
Si tienes que instalar en tu hogar un parqué y tienes pensado consultar con un experto porque no te atreves a hacer este trabajo tú mismo, debes saber que es mucho más fácil de lo que imaginas si sigues una serie de sencillas pautas.

De esta forma podrás ahorrarte algún dinero y además obtendrás la satisfacción de un trabajo bien realizado. En primer lugar, no olvides que para colocar el parqué, debes utilizar un sistema de ranuras y lengüetas que tendrás que encolar. Es importante que recuerdes que tanto el parqué como el laminado tienden a hincharse.

Tienes que colocar el material en la dirección de entrada de la luz, comenzando siempre por la primera fila de la esquina izquierda de la habitación, con la ranura colocada mirando hacia la pared. Asegúrate de montar primero el separador contra la pared, para mantener la junta de dilatación.

Un truco es cortar el último tablón de la primera fila, así con la pieza cortada se comienza la siguiente. Coloca una por una toda la fila de tablones, puedes hacerlo con ayuda de un martillo sencillo y un bloque para golpear. Tendrás que repetir este paso en todos los tablones hasta asegurarte de que están perfectamente colocados y fijados.

Es importante que la anchura de la última fila se adapte perfectamente al trazado de la pared, y una vez ajustada puede encolarse e introducirse ayudándote de una uña metálica, o con lo que tengas más a mano siempre que puedas darle el mismo uso.

Ya queda muy poco para terminar nuestra instalación del parqué, el último paso es fijar todo el conjunto con cuñas de madera. Deja secar la cola al menos durante una noche, es importante que te asegures de que está totalmente seca antes de retirar las cuñas. Si te saltas este paso, puede que tu labor no tenga los resultados deseados.