Cómo limpiar las alfombras
Las alfombras son un elemento muy frecuente y muy decorativo en nuestro hogar, sin embargo también requieren un cuidado y un mantenimiento específico. Se trata de un ritual de limpieza que debes seguir a rajatabla para que las alfombras de tu casa luzcan como el primer día y aporten a tu hogar esa calidez y elegancia que buscas.

En el caso de las manchas recientes la forma de limpiarlas es muy sencilla, tienes que echar un chorro de soda común sobre tu alfombra, y una vez aplicada, tienes que dejarla actuar durante unos minutos. Después debes secar esa parte de tu alfombra con una toalla limpia suavemente, es muy importante que lo hagas sin frotar.

Como ves es un truco casero muy fácil de poner en práctica y rápido, el problema es cuando las manchas son más antiguas y están resecas. En este caso, tienes que limpiar la zona afectada con una mezcla a base de 2 cucharadas de detergente, 3 de vinagre y 1 taza de agua caliente. Mézclalo todo bien y esparce esta composición sobre la mancha. Una vez hecho esto, sécalo con ayuda de un trapo.

Para las manchas de cerveza, té, vino o café, recurre a un detergente con vinagre, o a un detergente con agua. Utilízalos de manera alternativa, secándolos con papel absorbente y aplicando agua para eliminar totalmente los restos de jabón y de vinagre.

Si lo que quieres es realizar una limpieza más general, extiende una buena cantidad de sal fina sobre toda la superficie de la alfombra. Déjalo actuar durante una hora y después pasa la aspiradora. Si haces esto cada 15 días, verás que el resultado es una alfombra con colores mucho más fuertes y con un aspecto como el primer día.