Cómo mantener en buen estado las tuberías
Hay una tarea que todos nosotros hemos tenido que realizar en algún momento de nuestra vida: desatascar las tuberías. Ya sea en la cocina o en el baño, podemos afirmar con absoluta certeza que es una de las labores domésticas más habituales en cualquier hogar. En este sentido, mantener en buen estado nuestras tuberías es fundamental, tanto para impedir que se atasquen como para evitar los malos olores que provienen de esta parte de nuestro hogar que puede espantar a nuestras visitas.

Para mantener perfectas nuestras cañerías no debemos tirar ningún tipo de desperdicio por los desagües, y por supuesto si utilizas desatascadores químicos sigue siempre al pie de la letra las instrucciones del fabricante, ya que suelen elaborarse con sustancias tóxicas que pueden dañar los materiales. Un truco casero para desatascar las tuberías es echar cristales de sosa con agua hirviendo, recuerda que con una taza de sosa por cada dos litros de agua será más que suficiente. Los fontaneros también recomiendan verter agua hirviendo por las tuberías como otro remedio que ayuda a limpiar y a mantener en buen estado a nuestras cañerías.

Mientras que para evitar los malos olores, te recomiendo que una vez al mes limpies los sifones que se encuentran accesibles. Para los hedores más persistentes, te aconsejo que hagas como yo y viertas una taza hirviendo con la siguiente mezcla: media taza de bicarbonato sódico, una de vinagre y dos de agua caliente.

Si a pesar de todos estos consejos tus tuberías siguen atascadas o desprendiendo un desagradable tufo, tal vez la única solución sea acudir a un especialista y la próxima vez con el mantenimiento adecuado evitarás tener que recurrir a un fontanero, y así a largo plazo te ahorrarás una interesante cantidad de dinero, además de esa satisfacción personal que sólo se consigue cuando realizamos nosotros mismos el trabajo.