Cómo pegar la madera
Una de las tareas más comunes en carpintería es unir piezas de madera, esto normalmente se realiza mediante clavos o tornillos, pero también se pueden emplear pegamentos muy resistentes. La clave está en un buen encolado, eso garantiza uniones rígidas y duraderas. Una vez tengamos elegido el tipo de adhesivo adecuado, será fundamental seguir las indicaciones del fabricante referidas a la cantidad de cola que se debe aplicar, temperatura y tiempo de secado. Los pasos son muy sencillos, pero conviene hacerlo con precaución.

Uno de los adhesivos más comunes en trabajos con madera es la cola blanca o también conocida como vinílica. Se caracteriza por tener un espesor medio y gran resistencia, sirve para encolar madera y derivados, especialmente cuando el ensamblado es complejo, la superficie es muy grande o se deben pegar muchas piezas. Para un buen agarre será necesario dejar secar durante un par de horas. Para uniones entre materiales de distinta naturaleza, lo ideal es utilizar también colas expósitas.

Por otro lado, también tememos la cola tradicional o de carpintero, elaborada a partir de cuero animal y se emplea solamente en la restauración de muebles antiguos, ya que no tiene buena resistencia a los cambios de temperatura. Para el encolado de estratificados plásticos se suelen usar colas de contacto o neopreno, muy apropiadas para unir grandes tableros de poco grosor. Lo importante es dejar secar mientras se presionan las dos partes. Lo malo es que no se pueden realizar correcciones una vez que las piezas están en contacto la unión será definitiva, así que no hay margen de error.