Cómo pintar camisetas con alcohol
Si quieres motivar a los más pequeños de la casa para que desarrollen su faceta más creativa, sigue leyendo para descubrir una divertida y sencilla manera de estimular la inteligencia de nuestro querido público infantil. Pintar camisetas con alcohol es una manualidad perfecta para esas frías tardes invernales en las que el tiempo invita a resguardarse en el cálido y acogedor ambiente familiar. En un artículo anterior te expliqué los pasos para estampar camisetas, pero en esta ocasión te invitaré a poner en práctica la técnica del alcohol para hacer los diseños más divertidos y originales que se te ocurran.

Los materiales que vamos a necesitar son los siguientes: alcohol, marcadores rotuladores, un vaso de plástico, bandas elásticas y un gotero. Una vez que hayas reunido todos estos artículos, tendrás que colocar la base de tu copa sujeta en la tela con ayuda de la goma de plástico.

Con el rotulador del color que más te guste tendrás que pintar seis puntos en el centro de tu vaso, después pintar otros seis y mezclarlos entre ellos hasta conseguir un punto del tamaño de una nuez con las tonalidades que más te gusten. Después tienes que echar 15 gotas de alcohol en el centro de tu vaso y dejar que actúen. El resultado será sorprendente, ya que los colores empezar a difuminarse, dando lugar a un diseño abstracto y muy llamativo.

Como te había prometido se trata de una manualidad muy fácil de realizar que permite un sinfín de posibilidades, así que no dudes en poner en práctica todas las ideas que se te ocurran y que pienses que pueden quedar bien en tu camiseta. Tan sencillo como pintar cualquier forma con los marcados escolares de nuestros hijos, y con una gota de alcohol esperar para sorprendernos con los resultados.