Cómo pintar paredes con brocha
Si estás pensando en pintar las paredes de tu hogar una brocha será un imprescindible que no podrá faltarte para conseguir buenos resultados. Hay personas que no se imaginan que otras se atrevan a pintar las paredes sin ser pintores, pero no es tan complicado y cuando lo haces una vez ya sabes que eres capaz de poder hacerlo más veces, ¡y cada vez mejor! Además pintar las paredes por tu cuenta te ayudará a ahorrar bastante dinero por la mano de obra, y sólo tendrás que dedicarle tiempo a tu hogar.

Es cierto que los rodillos son rápidos, baratos y además te ayudan a tener mucha cobertura en la pared, pero la realidad es que pierdes mucha pintura con los rodillos y acabarás teniendo que utilizar la brocha de todos modos. La realidad es que el rodillo parece que te ayuda a ahorrar tiempo, pero lo que estarás haciendo es perdiéndolo. Por eso a continuación te voy a dar algunos consejos para que aprendas a cómo pintar las paredes con rodillo.

Escoge buenas brochas

No es necesario que compres brochas muy caras, pero tampoco te vayas a las más baratas. Las brochas de las tiendas de pintura son una buena opción y suelen tener buena calidad a precios moderados. Lo recomendable es utilizar nuevas brochas cada vez que vayas a pintar una nueva habitación por lo que no vale la pena gastar demasiado dinero en ellos.

Cómo pintar paredes con brocha

La preparación

Es importante que cuando pintes las paredes con brocha lo prepares todo y tapes con una lona los muebles más delicados, aunque siempre puedes tener un trapo húmedo para poder quitar las manchas rápidamente. Pero si quieres evitar tener que estar quitando las manchas húmedas o secas de la pintura que pueda caer, entonces tendrás que usar una lona de plástico para evitar demasiadas manchas.

No sobrecargues la brocha de pintura

Cuando vayas a pintar las paredes de tu estancia no tendrás que sobrecargar la brocha con pintura porque sino los resultados no serán los adecuados. Debes limitarte a mojar el pincel y limpiar la parte inferior de la brocha hacia un lado para que caiga dentro del cubo de pintura lo que sobre de la brocha. La pintura cuesta dinero así que utiliza siempre la menos cantidad posible para ahorrar en tu bolsillo y tener mejores resultados en la pared.

Cómo pintar paredes con brocha

Evita que la brocha se seque

Cuando estés pintando con tu brocha da cinco o seis pasadas y vuelve al cubo de pintura para coger más pintura, aunque sean muchos los viajes que tengas que hacer merece la pena para que la cobertura tenga el espesor adecuado todo el tiempo. Si dejas que la brocha se seque estarás dejando una fina capa en la pared y necesitarás más capas. Intenta necesitar sólo una capa manteniendo la pintura adecuada en la brocha todo el tiempo (aunque necesites retoques más tarde).

Cómo pintar paredes con brocha

Solucionar errores

Los retoques son importantes para pintar las paredes y que quede perfectamente. Se puede cometer el error de intentar arreglar algo mientras la pintura no está totalmente seca, algo que hará que se quede una masa pegajosa en la pared, dejando una especie de textura extraña y repulsiva que seguramente tendrás que lijar y volver a pintar

Es mejor que esperas hasta que la pintura esté totalmente seca y después busca las áreas que necesitas arreglar, utiliza un cepillo seco y menos pintura para arreglar estas zonas. Al haber ya una capa de pintura en la pared, si encuentras una área más fina que otra, puedes arreglarlo con un poco de pintura en la brocha y poder crear una cobertura total en tu pared.