Cómo pintar un suelo de madera
No hace falta ser un gran experto en bricolaje para poder realizar nosotros mismos algunas tareas domésticas, sin necesidad de solicitar la ayuda de un profesional. Lo único que necesitamos es conocer las técnicas mas apropiadas, los materiales adecuados y una buena dosis de paciencia.

Si no te lo crees, te invito a que pongas en práctica la tarea de hoy que es tan fácil como pintar nuestros suelos de madera. Una eficaz labor con la que podemos devolver la vida a una de las partes del hogar que más sufre el ajetreo del día a día y que menos nos preocupamos por cuidar y proteger.

Lo primero que debemos hacer es limpiar en profundidad nuestro suelo con los materiales adecuados para este tipo de superficies. En este sentido es aconsejable no utilizar productos demasiado abrasivos. Y si detectas algún pequeño defecto en tu suelo de madera, recuerda que puedes utilizar pasta reparadora para cubrir ese imperfecto y después lijar la superficie para eliminar relieves.

Una vez hecho esto podrás aplicar una mano de imprimación especial para madera, aunque antes de continuar debemos asegurarnos de que no hay ningún resto de suciedad. La imprimación conseguirá evitar problemas de hongos y de insectos, así que es importante no saltarse este paso. Para terminar tan sólo falta pintar nuestro suelo, pero recuerda que para conseguir un resultado perfecto necesitaremos aplicar dos o tres capas de pintura.

Como te había prometido al comienzo del artículo, se trata de una labor muy fácil y rápida de realizar que no requiere la intervención de ningún experto, tan sólo los productos adecuados para conseguir que nuestro suelo luzca perfecto. En este sentido te aconsejo que apuestes por la calidad y no mires el precio.