Cómo preparar yeso
En muchas tareas de bricolaje de nuestro hogar hemos necesitado recurrir a materiales como el yeso para reparar determinadas superficies y espacios de nuestra casa. Si quieres saber cuáles son los pasos para preparar yeso, te aconsejo que sigas leyendo este artículo y comprobarás que es una tarea mucho más fácil de lo que parece a simple vista.

El único consejo para conseguir un resultado lo más profesional posible es seguir al pie de la letra las instrucciones a fin de evitar que el yeso llegue a desprenderse. El primer paso es añadir agua en un recipiente perfectamente limpio y seco, teniendo en cuenta que la cantidad de agua dependerá de lo denso que queremos que sea nuestro yeso. Para conseguir un yeso ligero y poco denso lo mejor es utilizar un litro y tres cuartos de yeso, por un litro de agua.

Una vez que hayas añadido el agua tendrás que espolvorear la cantidad de yeso deseada y remover la mezcla lentamente y haciendo círculos. Acuérdate también de batir suavemente el agua y el yeso hasta que veas que adquiere una consistencia uniforme, que tendrás que dejar reposar durante unos minutos. Cuando aumente ligeramente la temperatura del yeso y de su volumen podrás empezar a trabajar con él.

Un truco que te recomiendo que tengas siempre en cuenta es que el yeso debe mezclarse en pequeñas cantidades y siempre muy rápidamente o la mezcla se habrá endurecido sin lograr el resultado deseado. Asimismo, te aconsejo que no utilices nunca los restos de una mezcla que se haya endurecido para añadirlos a otra nueva, porque dará lugar a un material de poca resistencia y adherencia. Así que si sigues estos sencillos trucos y evitas estas prácticas tan habituales en algunos hogares, comprobarás que puedes reparar tú solo cualquier cosa que te propongas.