Cómo proteger ladrillos
Aunque el ladrillo es uno de los materiales más resistes que existen en el mercado actual, nunca viene mal poner en práctica algunos trucos muy eficaces para que nuestra pared resista intacta como el primer día. En este sentido, te recomiendo visitar tu tienda de bricolaje habitual para adquirir un producto especial, con el que proteger tus ladrillos de la presencia de hongos y de moho, provocados por el exceso de humedad en determinados espacios de nuestro hogar.

Cuando tengas el producto, deberás limpiar en profundidad tus ladrillos. Un truco es utilizar una rasqueta para ir repasando cada uno de nuestros ladrillos, uno por uno. Cuando hayas terminado de realizar este paso, deberás aplicar un chorro de agua por todos nuestros ladrillos y con ayuda de una manguera, que nos facilitará en gran medida la tarea.

Una vez que hayas hecho esto, tendrás que impermeabilizar todas tus paredes con un producto especial, como por ejemplo barniz para ladrillos. Te aconsejo que compres uno que resista al agua y a la humedad, que protegerá mucho más tu superficie de la aparición de hongos y moho.

Antes de extender este producto con ayuda de una paletina, te recuerdo que deberás proteger con papel de periódico todos aquellos muebles o espacios de tu hogar que no quieres que se manchen. A continuación, aplica dos capas de este barniz, y acuérdate de ventilar muy bien tu espacio, porque este tipo de productos desprenden un olor bastante intenso.

Una tarea muy fácil y rápida de realizar, que nos demuestra que no hace falta ser un gran experto en bricolaje para lograr unos excelentes resultados. Únicamente necesitas los consejos que te ofrecemos a diario en nuestra publicación, los materiales y herramientas adecuadas, y buenas dosis de paciencia y de buen humor.