Cómo proteger los aparatos electrónicos de sobretensiones
En caso de tormenta conviene estar preparado y saber cómo proteger los aparatos eléctricos ante posibles sobretensiones de origen atmosférico. Recuerda que las tomas pararrayos son dispositivos especiales muy útiles para proteger tus electrodomésticos.

La actual normativa distingue dos tipos de sobretensiones: las que se producen como consecuencia de la descarga directa de un rayo y las que están provocadas a causa de la influencia de una descarga ajena o defectos de la red.

Para proteger los aparatos eléctricos de una sobrecarga hay que tener en cuenta distintos tipos de sobretensiones, tal y como reconoce el Reglamento Electrotécnico de baja tensión (REBT). El primero está recomendado para hacer frente al impacto directo de un rayo, tiene una capacidad de absorción de la energía muy alta aunque la rapidez de la respuesta es baja o media.

El segundo tipo es utilizado en sobretensiones de origen atmosférico y conmutaciones, su capacidad de absorción y de respuesta en entre media y alta. Por última está el tercer y último tipo que se emplea también en los dispositivos anteriores pero su capacidad de absorción es baja y su respuesta muy alta.

La presencia cada vez mayor de aparatos electrónicos en las viviendas hace que la protección de los mismos sea también más importante, y en algunos casos llega a ser obligatorio. Por ejemplo cuando la línea de alimentación de baja tensión es total o parcialmente aérea, cuando existe un riesgo de fallo que puede poner en peligro la seguridad de las personas, de los servicios públicos o las actividades industriales, entre otros.

Los sistemas de protección son recomendables en viviendas con sistemas de telecomunicaciones en la azotea, en zonas muy frecuentes a las tormentas, en locales donde se dan cita un gran número de personas, así como en equipos especialmente sensibles y caros.