Cómo reparar tu calzado
El calzado es uno de los complementos que más rápido se deterioran puesto que también es el que más se utiliza, por ello conviene tratarlo con cuidado y aplicar los materiales adecuados. Si quieres ahorrar algo de dinero para no tener que llevar a arreglar tus zapatos favoritos al zapatero puedes hacerlo tú mismo desde la comodidad de tu casa sin necesidad de ser un experto entendido en esta materia.

Uno de los problemas más frecuentes es que se despegue la suela y el resto del zapato esté en perfectas condiciones. En estos casos la reparación es más sencilla de lo que te imaginas, tan solo tienes que tomar nota de los siguientes consejos y ponerlos en práctica.

En primer lugar tienes que separar las partes que estaban despegadas de tal forma que puedas limpiar perfectamente las superficies que tienen que estar en contacto. Este paso lo tienes que hacer con una tela limpia y humedecida en alcohol, pero ten mucho cuidado puesto que no tiene que haber nada del pegamento en la suela.

Una vez que estén secas las dos superficies, debes colocar el pegamento de contacto en las mismas y dejarlo secar, a continuación ejerce una fuerte presión una contra otra para fijar el producto, presiona durante unos minutos. En este caso conviene rellenar el calzado con papel de periódico para no dejar manchas de los productos en ningún mueble de tu hogar.

Recuerda que para conservar tus zapatos como el primer día tienes que tener en cuenta el tipo de material, si es de tela tienes que rellenarlo con papel o ponerle una horma para que recupere su forma. Si por el contrario es de ante, cepilla el zapato en el sentido del pelo y cuando se moje déjalo secar sin que le dé la luz directamente. Para eliminar los restos de suciedad en un calzado de piel límpialo con un paño húmedo, aplica crema hidratante o betún del mismo color del zapato y déjalo secar.