Cómo restaurar puertas
¿Tienes una puerta de madera algo deteriorada que deseas restaurar pero no sabes cómo hacerlo? Pues no pierdas detalle de los consejos que te explicamos a continuación que pueden resultarte de gran utilidad.

El primer paso será retirar la puerta de su lugar y colocarla en un sitio donde podamos trabajar con la mayor comodidad posible, preferiblemente en posición horizontal. Cuando lo tengas todo preparado deberás quitar los picaportes, las cerraduras y cualquier otro detalle decorativo de tu puerta antes de empezar con la restauración. Aunque también puedes cubrir todas estas partes con papel de periódico y cinta de carrocero.

Una vez que hayas terminado deberás lijar tu puerta, prestando especial atención a esas partes que se encuentran en peor estado. Y cuando hayas eliminado todos los restos de barniz y de pintura de tu puerta, ya sea con lijadora eléctrica o a mano, podrás limpiar en profundidad antes de continuar con la decoración.

Cómo restaurar puertas
Si tu puerta presentará pequeños orificios o imperfecciones, tendrías que rellenar todos esos huecos con masilla reparadora que puedes moldear como quieras. Encontrarás este producto en tu tienda de bricolaje habitual, pero antes de utilizarlo, no olvides seguir al pie de la letra las instrucciones que indica el fabricante.

Una vez que hayas terminado de restaurar todas las imperfecciones de tu puerta, podrás pintarla o barnizarla, lo que prefieras. En cualquiera de los dos casos, conviene utilizar un buen producto con el que además de decorar, también puedas mantener la puerta bien protegida.

Y cuando apliques la pintura o el barniz, no te olvides de seguir el dibujo de la madera. En pocos y sencillos pasos habrás conseguido restaurar tu puerta para que parezca como recién salida de la tienda.