Cómo sacar un tornillo
En el consejo de bricolaje de hoy te explicaremos cómo retirar fácilmente un clavo oxidado en unos pocos y sencillos pasos. Una labor muy frecuente en la mayoría de hogares, cuando nos ponemos manos a la obra con alguna tarea de bricolaje o de reparación, y que en más de una ocasión nos plantea grandes dificultades.

Lo primero que debes hacer es buscar otro tornillo del mismo tamaño que el anterior y después puedes probar cualquiera de los siguientes consejos hasta conseguir retirar el tornillo por completo. Un truco muy eficaz consiste en mojar la cabeza del tornillo con agua oxigenada, dejar actuar durante un momento y después intentar retirarlo.

Si a pesar de todo esto el tornillo sigue atascado, puedes probar a dar unos pequeños golpes con un martillo o bien atornillarlo un poco más antes de retirarlo por completo. Puede que ni siquiera con todos estos trucos hayas logrado retirar el tornillo y sea necesario recurrir a otros consejos, así que no pierdas la paciencia y prueba el último y definitivo consejo, que ha demostrado ser de gran eficacia.

Lo que tienes que hacer es calentar la punta del destornillador con un soldador que conseguirá dilatar el metal y de esta forma te ayudará a retirar el tornillo de una manera muy cómoda y rápida. Como te había prometido al principio del artículo, son unos consejos muy fáciles de realizar que no requieren grandes habilidades sino únicamente algo de paciencia y los trucos adecuados.

Así que antes de solicitar la ayuda de un experto, te recomiendo que trates de resolver el problema por ti mismo, porque seguro que te sorprendes de tus habilidades.