Cómo sustituir las tejas rotas
Si desde hace tiempo sufres las inclemencias climáticas incluso en tu propio hogar con esas molestas goteras, no es necesario que te gastes un dineral para que un profesional te repare las tejas que están rotas, ya que puedes probar a hacerlo tú mismo.

Si te gustan las reparaciones domésticas ya puedes ponerte manos a la obra, descubrirás la gran satisfacción de hacerlo tú mismo y además hacerlo bien. En primer lugar tienes que comprar tejas nuevas en tiendas especializadas de bricolaje y similares, siempre teniendo en cuenta las características de tus tejas viejas.

Una vez adquiridas, tienes que localizar las tejas que se encuentran en mal estado y proceder a su sustitución. Para ello, tendrás que retirar la teja rota y limpiar en profundidad la zona con ayuda de una espátula y de un cepillo de alambre, de tal modo que la superficie quede totalmente perfecta para colocar la nueva teja.

El siguiente paso es fijar la nueva con ayuda de una masilla adhesiva que se utiliza para todo tipo de materiales, especialmente los que están a la intemperie y sufren las consecuencias de mal tiempo, además de posibles golpes y vibraciones.

Para aplicar el producto, recuerda hacerlo en zigzag en ambas superficies, automáticamente después tienes que colocar la nueva teja, asegurándote de que está en la posición correcta, y después presionar durante un momento. Es importante que no olvides retirar los restos del producto adhesivo con la espátula, de esta forma la teja quedará en perfectas condiciones.

Si quieres asegurarte de que ambas superficies se fijan correctamente, puedes probar a colocar encima un objeto muy pesado y dejarlo unas veinticuatro horas. Como ves se trata de una tarea doméstica mucho más fácil de lo que cualquiera se imagina, rápida y económica. Una reparación que perfectamente puedes realizar tú mismo, y ahorrarte el dineral que cualquier profesional te pedirá tan sólo por el desplazamiento.