Cómo tapar las grietas de una pared
El paso del tiempo pasa factura en toda la estructura de una vivienda, puede ser por una mala edificación o los movimientos ocasionados por vibraciones, cambios de temperatura y contracciones que pueden ocasionar la aparición de grietas en paredes o techos. Además, estas antiestéticas fisuras pueden dificultar la tarea de pintar o empapelar una pared, por lo que es necesario repararlas antes de que sean más grandes. Para conseguirlo debemos tener en cuenta la profundidad de las mismas, así como la superficie sobre la que se han producido. Por lo tanto debemos pensar bien el material que se vaya a utilizar como relleno y el proceso a seguir para solucionar el problema doméstico.

Antes de comenzar, revisa la profundidad de la grieta. Si es muy grande quizás lo mejor sea consultar con un profesional, ya que puede ser consecuencia de un fallo estructural que deba precisar una reparación a gran escala. Si la tarea parece sencilla, lo primero para hacer desaparecer la grieta es sanear bien toda la zona. Remueve todas las partes sueltas que estén cerca de la hendidura, así evitarás que se desprendan. A continuación, hay que agrandar y moldear la grieta, para ello usa una espátula o un rascador triangular.

La tarea de rellenado debe ser lenta para que no quede aire en el interior de la grieta. Primero elimina los restos de polvo que haya podido quedar adherido en la pared, y luego se introduce con la misma espátula una masilla tapagrietas. La pasta de relleno se puede comprar preparada o fabricar de forma casera con cemento blanco y agua, en ese caso es fundamental que la mezcla quede uniforme y sin grumos. Una tercera opción, es la conocida como bandas tapagrietas. Para colocarlas sólo hay que tomar la medida de la fisura y trasladarla a la banda que puede ser autoadhesiva o requerir un poco de yeso para pegarla a la superficie.

El material de relleno deberá ser extendido en varias pasadas perpendiculares a la grieta. También es importante alternar el sentido de aplicación para que pueda penetrar mejor el producto en la grieta. Finalmente, para evitar irregularidades se debe retirar el exceso de producto con otra espátula o con papel de lija fino. Entonces se deja secar varias horas, según lo que recomiende cada fabricante. Si la grieta es profunda, será bueno aplicar la segunda capa.