Cómo tapizar una silla
Quizás nuestras sillas sean un poco antiguas, pero puede que con cambiar una tela la silla o el sillón vuelvan a lucir como nuevos. En el hogar encontramos muchos muebles que tienen tapizada una parte de su estructura. Sin embargo, con el paso del tiempo o por el simple uso, dicha zona suele terminar descolorida o desgastada. Entonces llega el momento de hacer un pensamiento, antes de que termine en el contenedor de la basura o en el desván, podemos optar por darle un nuevo aspecto y optar por retapizar uno mismo la pieza estropeada.

Primero lo que necesitas es la tela con la que se va a retapizar ese objeto, es importante que sea de buena calidad, ya que este tipo mobiliario es de uso diario, por lo que su desgaste es constante. Otro aspecto a tener en cuenta es la funcionalidad del tipo de tejido, tiene que ser una tela decorativa, pero también duradera y de fácil limpieza. Los tejidos más recomendados en este sentido son los que tienen una parte de material sintético. Para cubrir la parte inferior del asiento, se puede emplear cualquier tela o arpillera.

Para crear una superficie segura vas a necesitar unas cinchas de nylon elásticas. Para confeccionar un asiento resistente compra unas nueve tiras, aunque dependerá del tamaño del mismo. Además, comprueba que tengas unas tijeras, una grapadora con grapas de pata larga, cola de contacto para textil, una brocha, un formón y espuma de relleno.

El primer paso es desmontar el viejo tapizado. Para ello, bastará con un destornillador y un par de alicates para retirar las grapas viejas. A continuación, coloca cuatro o cinco cinchas en la parte superior del bastidor y se grapan. Hacemos el mismo proceso, con otras cuatro o cinco tiras de forma transversal, y entrelazadas con las anteriores, de modo que quede una estructura. Luego se cubren las cinchas con una tela o arpillera del mismo tamaño que el bastidor y se grapa de nuevo. Finalmente quedará la tela para proteger el relleno de espuma interior del asiento.