Consejos para clavar un tornillo
Parece una tarea muy sencilla y sin grandes complicaciones, pero como suele suceder en la mayoría de los casos, esas actividades aparentemente fáciles, al final suelen ser las más complicadas. En otras palabras, un verdadero suplicio. Colocar un tornillo es una de esas tareas que todos hemos tenido que realizar en algún que otro momento de nuestras vidas, y por eso en nuestro artículo de hoy queremos explicarte unos cuantos y sencillos trucos que te ayuden a realizar esta labor de la mejor manera posible.

Así que ponte cómodo y no pierdas detalle de todos los consejos que os explicamos a continuación, porque seguro que te sorprendes con los resultados.

En la mayoría de los casos, atornillar un tornillo con una ligera inclinación alternada suele ser una gran ayuda para realizar esta tarea más fácilmente y conseguir la mejor fijación posible. Aunque si vas a trabajar con materiales chapeados de madera es recomendable cortar la punta de los clavos, de esta forma evitaremos que el clavo estropee el efecto chapeado de este elegante material.

Mientras que para unir piezas perpendiculares y evitar que se desplacen, puedes utilizar la técnica del clavado doble, que consiste en utilizar clavos sesgados. Y por último tenemos el botador que es tan sencillo como introducir por completo los clavos en la madera. El pequeño orificio resultante de esta labor se puede rellenar con cera o masilla.

Como te habíamos prometido, son unos consejos muy sencillos de realizar que te resultarán de gran utilidad, sobre todo si no eres un experto en temas de bricolaje. Así que toma buena nota de todas estas ideas que seguro que te resultan de gran utilidad en futuros trabajos domésticos. Otro buen ejemplo de que el bricolaje está al alcance de cualquiera.