Consejos para cuidar la madera de exterior
Es el material preferido de muchos de nuestros lectores. La madera es elegancia y sencillez, tanto en exteriores como en interiores. Sin embargo, el viento, la lluvia y otras muchas inclemencias climáticas, además del uso y la falta de un correcto cuidado, terminan por pasar factura en nuestro bonito mueble de madera.

¿Cómo podemos recuperar la pieza y que adquiera ese inconfundible brillo del primer día? La respuesta es mucho más sencilla de lo que imaginas, así que olvídate de solicitar la ayuda de un profesional o deshacerte de tu mueble, y toma buena nota de los consejos que te ofrecemos a continuación.

El primer paso para conseguir un mueble en perfectas condiciones es lijar la madera para eliminar todos esos defectos o suciedades acumuladas. Un truco es empezar utilizando una lija gruesa y hacer el movimiento en el sentido de la veta de la madera.

A continuación deberás aplicar un tinte especial para este tipo de materiales, es decir para madera, que puedes adquirir en cualquier tienda de bricolaje. Puedes escoger entre infinidad de firmas y tonalidades, pero cuando vayas a aplicar el producto, no te olvides de hacerlo siempre con la mano cubierta de un trapo y en círculos.

Si utilizas una brocha, correrás el riesgo de hacer marcas en la madera que serán más difíciles de eliminar. Además, te resultará difícil extender el tinte por toda la superficie. Los expertos recomiendan hacer este paso con la mano y un trapo perfectamente limpio y seco. Comprobarás que la tarea es mucho más sencilla y divertida de lo que habías imaginado.

Una vez que el tinte se haya secado por completo, esperando el tiempo que el fabricante recomienda en el envase, podrás aplicar una capa de barniz para proteger la superficie de tu mueble. Y no olvides hacerlo de nuevo siguiendo el dibujo de tu madera.