Consejos para cuidar palmeras
Las palmeras son una de las plantas que más adornan el jardín, dando a tu hogar un toque exótico a la vez que refinado. Se pueden plantar tanto en interiores como en exteriores siempre y cuando reciban los cuidados adecuados. Con los consejos que aparecen a continuación verás que el trabajo es más fácil de lo que parece.

Algunas especias de palmeras, las más altas, pueden alcanzar los 35 metros de altura, aunque existen algunas más pequeñas que son más adecuadas para una vivienda. Antes de comprar una palmera hay que asegurarse de la altura que alcanzará, además de su número de brazos, y otras cuestiones imprescindibles como si necesitan algún cuidado específico.

Si se tratan de palmeras de interior debes conocer las necesidades de riego y de abono, y consultar también al experto el momento más adecuado para cambiar de maceta. El grado de humedad y de iluminación también son elementos que debes tener en cuenta si quieres presumir de una palmera lo más sana posible.

La poda es quizás el más importante de todos los cuidados. Cada palmera requiere un trato individual y un cuidado diferente, teniendo en cuenta las necesidades biológicas de cada ejemplar. Normalmente, la poda conviene hacerla en primavera y en verano. En este proceso deberás retirar las hojas muertes o en mal estado, además de una corona de hojas verdes que ayudan a mantener el tronco en perfecto estado.

Por último, cuando tengas que trasladar tu planta de de una maceta a otra, deberás tener en cuenta la altura, el tamaño y el peso. Las palmeras más grandes requieren mayores atenciones para que su crecimiento sea el más adecuado posible.

Si tienes una palmera estos consejos te resultarán muy útiles, y sin por el contrario estás pensado en comprar una, no lo dudes, comienza con un ejemplar pequeño que no requiere tanto trabajo, y lograrás darle un aire distinguido a tu hogar.