Consejos para hacer un monedero
La mejor forma de estimular la creatividad de los pequeños de la casa y disfrutar de su compañía es a través de las manualidades, por eso te aconsejo que pongas a prueba su imaginación diseñando un original monedero.

Una actividad muy entretenida y fácil de realizar, además de económica, puesto que puedes recurrir a materiales que tengas por casa y que ya no utilices para ahorrarte algún dinero. Tan sólo vas a necesitar tela del color que más te guste, tijeras, aguja, hilo, pegamento universal y un broche metálico para el cierre de tu monedero.

Una vez que dispongas de todos estos materiales puedes comenzar pensando el diseño para tu manualidad. Sobre una hoja tienes que dibujar el contorno del broche metálico y a continuación realizar el diseño con la forma que prefieras. Es muy importante que no olvides realizar dos moldes, uno para el exterior del monedero y otro para el forro interior.

Una manera muy sencilla de unir ambas partes de tu monedero es coser cada una por separado por el lado del revés de la tela, y después dar la vuelta, colocando la parte interna del monedero por dentro.

El siguiente paso es unir la tela en el broche de metal, para ello aplica un poco de pegamento en la ranura metálica y a continuación coloca la tela con ayuda de unas pinzas. Aprieta ambas partes para que se fijen totalmente y déjalas secar el tiempo que sea necesario. Te aconsejo que dejes el monedero abierto para que se seque antes.

Si te resulta más cómodo siempre puedes utilizar un botón o un adorno que sirvan de cierre, en lugar del clásico broche de metal. Como ves se trata de una manualidad muy creativa donde puedes dejar volar tu imaginación y hacer los diseños y las propuestas que más te gusten, así que anímate a probar todo aquello que se te ocurra.