Consejos para limpiar papel pintado lavable y no lavable
En decoración, el papel pintado es uno de nuestros recursos preferidos para cualquier rincón del hogar. Es relativamente fácil, rápido y bastante económico de utilizar. Pero además, no tenemos que realizar demasiadas obras.

El único inconveniente es el mantenimiento que exige el papel pintado. ¿Necesitas algo de ayuda para la limpieza de este tipo de superficies? Pues no te pierdas las ideas que te proponemos hoy…

Papel pintado no lavable

Lo primero que debes tener en cuenta es que algunos papeles pintados son lavables y otros no. Para el papel pintado no lavable, en Bricomanias te recomendamos utilizar un limpiador especial para este tipo de superficies. Pero antes de emplear este artículo, no olvides asegurarte de leer y seguir las instrucciones que indica el fabricante en el envase.

Sin embargo, antes de comenzar con esta actividad, te aconsejo también que realices alguna pequeña prueba. De esta forma, evitarás posibles errores y daños en tu papel decorativo.

Y otro consejo muy importante antes de utilizar el producto es que eches un vistazo a la superficie para descubrir posibles imperfectos.

Consejos para limpiar papel pintado lavable y no lavable

Y papel pintado lavable

¿Y qué pasa con el papel lavable? En este caso, puedes permitirte el lujo de utilizar un trapo o bayeta humedecidos en agua y algún detergente que no resulte demasiado agresivo.

Tal y como te recomendábamos antes, no olvides eliminar los restos de polvo y suciedad de tu pared, antes de limpiar con el detergente. Y para asegurarte de que el producto de limpieza que utilizas no daña tu decoración, acuérdate de realizar alguna pequeña prueba.

Una vez que hayas aplicado el detergente, no olvides aclarar la superficie y secar con pequeños golpecitos con una toalla, para absorber la humedad. Este paso deberás realizarlo en ambos papeles, tanto el lavable como el no lavable.