Consejos para pintar ángulos y zonas de unión
Pintar es una de las tareas de bricolaje más fáciles y divertidas que existen. Podemos dejar volar nuestra imaginación, combinar distintos colores y emplear todo tipo de detalles ornamentales hasta conseguir la decoración deseada. En general, pintar suele ser una de las actividades más sencillas de realizar, pero como sucede con otras tareas de bricolaje, también tiene sus pequeñas complicaciones e inconvenientes. Uno de ellos son los ángulos y las zonas de unión.

En nuestro artículo de hoy queremos ayudarte a pintar correctamente estas zonas de tu pared, de una manera fácil y rápida. Así que concédenos 10 minutos de tu tiempo y no pierdas detalle de los trucos que te ofrecemos a continuación.

Es aconsejable empezar a pintar los rincones de la pared y el zócalo o rodapiés con una brocha, curvando las cerdas para que la pintura se concentre en un lugar determinado. Extiende la pintura girando el pincel o la brocha para que el producto se difumine correctamente.

Una vez que hayas hecho esto, podrás aplicar la pintura en aquellas otras zonas de difícil acceso, como por ejemplo alrededor de la puerta o cerca del radiador. Comienza a pintar las partes más inaccesibles adaptando tus utensilios de pintura a cada zona de la pared.

Aunque si quieres conseguir un resultado todavía más profesional y rápido, nada mejor que utilizar el tapón de mohair. Su forma nos garantiza una aplicación muy precisa en marcos, esquinas y ángulos de las paredes. Además, gotea mucho menos que los rodillos de espuma y las brochas, así que extender la pintura es más cómodo y fácil.

Unos trucos muy sencillos que te ayudarán a pintar cualquier estancia de tu hogar y a conseguir un buen resultado, aunque no te consideres un gran experto en estas cuestiones.